El ABC del Corretaje

SALVADOR MAKLUF FREIG

EL ABOGADO INMOBILIARIO

Presentación

Si ha decidido adquirir y leer este libro, debo asumir que desea aprender sobre la actividad económica de la intermediación de inmuebles para desarrollarla activamente, o bien, para profundizar sus conocimientos teóricos y prácticos, y así brindar un servicio profesional de excelencia. En ambos casos ha escogido bien, no por la compra de este compendio, sino porque ha tomado iniciativa en su vida, accionando, emprendiendo, rompiendo la inercia.

Para el éxito de toda empresa y proyecto en la vida cabe preguntarse, ¿soy feliz en lo que hago? ¿cuánta felicidad me da mi trabajo? Cuantifique las acciones que desarrolla y tome en base a ello sus decisiones. Una de las claves para ser feliz está en poner más atención a lo que le hace feliz y menos a lo que no.

Un corredor trata con los cuerpos vivos de la sociedad, supliendo las necesidades más básicas del hombre, como la de contar con un hogar suficiente para su familia, o bien, tener un espacio donde desarrollar su actividad comercial o profesional. Debe entender, escuchar y comprender a sus interlocutores, percibir sus sensaciones, determinar la clase de cliente con el que trata y, en base a ello, ajustar cómo realizará su trabajo para cumplir el objetivo, que es contribuir a la satisfacción de estas necesidades y, como resultado de ello, obtener un emolumento justo.

Un corredor de propiedades o gestor inmobiliario no es un abridor de puertas, ventanas o mostrador de espacios. No presenta una cosa a una persona o a una familia. Por el contrario, es un asesor inmobiliario, comercial y financiero.

El corretaje de propiedades es una actividad rentable y lucrativa, por cierto. Muchos de quienes desean desplegarla como actividad primaria o secundaria a su trabajo principal, ven en los honorarios un motivo de tonelaje para comenzar.

Decida su ingreso a esta profesión no por lo que pueda llegar a ganar; decida por la cantidad de alegría y satisfacción que dará y recibirá en el camino de esta interesante actividad, donde el centro son las personas y no las cosas. Para toda organización, lo más importante son los clientes, y para ellos, nos capacitamos y perfeccionamos.

Hay que aprender a escuchar, luego a comprender y, finalmente, a contestar. Los potenciales clientes desean conocer las características del inmueble y su salud legal, como una información relevante, pero no por los datos en sí, sino para comprender si esa propiedad cumple o no con la satisfacción de sus necesidades.

Lo que percibirá producto del trabajo desarrollado como corredor no es un fin en sí mismo, sino el resultado de una serie de actos, complejos y encadenados, que deberá sortear de forma íntegra y eficiente y, de esta manera, la retribución a su esfuerzo será el triunfo de su trabajo. Piense que cuando concrete una operación inmobiliaria, estará mejorando la calidad de vida de varias personas.

No se desaliente en el camino de la lectura, si determinados conceptos no los entiende en primera instancia, o bien, le resultan desconocidos. Tome el tiempo necesario para recorrer estas páginas, en donde lo escrito en un capítulo está concatenado a otro, y téngalo como una guía permanente para sus inquietudes. Revise su índice para analizar sobre materias específicas que desee estudiar antes de dar un consejo o tomar una decisión, porque desde el comienzo, su capacitación será constante para desempeñarse como un profesional idóneo. Sí, el corretaje de propiedades es una profesión.

Analizaremos durante el presente texto el origen del comercio y del corretaje de propiedades, las obligaciones, derechos y prohibiciones de los agentes inmobiliarios; el contrato de corretaje, la operación corretaje, arriendo, venta y administración; los documentos necesarios para las operaciones inmobiliarias; el contrato de arrendamiento de predios urbanos y rústicos; el arriendo de inmuebles por temporada o estivales; la promesa de compraventa y compraventa, la permuta, la hipoteca; los bienes familiares; el contrato de leasing habitacional, el mandato, la administración de propiedades, la venta del fondo de comercio y el derecho de llaves; los órganos administrativos; los honorarios del corredor; la legislación aplicable y los proyectos de ley que tienden a regular esta importante actividad, como, el proyecto de ley que modifica la ley 18.101 que fija normas sobre el arrendamiento de predios urbanos y, el del Registro Nacional Electrónico de Corredores de Propiedades, en los cuales, hemos asesorado pro bono a los parlamentarios dispuestos a llevar adelante tan relevante empresa. También se incluyen decenas de cláusulas de ejemplo respecto de las materias tratadas en este compendio, que se podrán incluir en sus contratos inmobiliarios.

El presente manual de consulta, corresponde a una guía legal y práctica que ha sido escrita teniendo presente las normas jurídicas que la regulan, la jurisprudencia existente sobre la materia, y, la costumbre inmobiliaria, generosa en situaciones que el legislador no ha previsto, en base a una experiencia de diecinueve años en la materia, para los abogados, corredores de propiedades, gestores inmobiliarios, administradores de edificios, inversionistas, rentistas, asesores financieros y profesionales afines y, para todos quienes se desempeñan en la gestión o intermediación inmobiliaria, no pretendiendo ser un compendio absoluto, sino un breve sumario de conocimientos que abran en usted las ganas de descubrir lo maravilloso del saber.

Ya lo decía Montesquieu: “hay que estudiar mucho para saber poco”.

Salvador Makluf Freig

Viña del Mar, mayo de 2020